Pentagrama: Lo previsto de lo imprevisto de Trump. "El Internacional" - Osvaldo Rocha Internacional.Com

Breaking

domingo, 17 de noviembre de 2019

Pentagrama: Lo previsto de lo imprevisto de Trump. "El Internacional"

(*) Escrito el 15 de enero de 2017
Por Juan Tomás Olivero 
Apenas tuvo el reconocimiento de su triunfo, apenas
alcanza la legitimidad y, antes, durante y después de la contienda interna del Partido Republicano, se creyó ser ya el presidente de los Estados Unidos y se comportó como tal desconociendo el protocolo de Estado al relativizar la autoridad del actual presidente Barack Obama, con sus acciones en paralelo. Comportamiento este, sin lugar a dudas y de manera particular,un fenómeno inaudito en la tradición y la cultura política norteamericana de toda etapa de transición gubernamental.
Lo excepcionale inusual ha sido de estas elecciones de Estados Unidos de América, el cuestionamiento de Donald Trump a la credibilidad de las estructuras consideradas en el mundo de la inteligencia militarmás allá de lacategoría de lo mitológico, las llamadas agencias de seguridad, que desde la II Guerra Mundial hasta la era Trump eran invulnerables, incuestionablesy el predilecto Caballo de Troya sobre el que ha galopado el poder político, económico, ideológico y militar de dominación de Los Estados Unidos de América sobre el Mundo, categorizada por José Ortega y Gasset como la homogeneización o americanización del mundo(en La Rebelión de las Masas, 1929…).
No sólo la extracción social y el mundo económico empresarial del que procede el nuevo incúmbete de la Casa Blanca,resulta desconcertante; sino, su estilo impropio, su lenguaje, pensamiento y, sentido de las cosas y de ver el mundo, que en nada se corresponden con su nuevo oficio político de jefe de la Unión de Estados más poderoso del planeta.
Ante el escándalo probado de robo de documentos y complicidad del presidente Richard Nixon en los mismos, no le quedó otro camino que renunciar y dejar en su lugar al vicepresidente Gerald Ford, quien posteriormente concedió el perdón presidencial al presidente renunciante.
La tromba Trump, ha puesto en ascuas el formalismo de demócratas y republicanos, que para los fines de una presunta crisis de la esencia de valores en el convencionalismo político de la sociedad norteamericana ha generado una tormenta de incertidumbres. Trump todo lo despacha y resuelve con un desparpajo que espanta y mete miedo. Todo apunta a convertirse en un PUTINGATE el robo de información en los servidores de la campaña del Comité Demócrata, y de igual manera se enrumba a reeditarse el escándalo del pasado con los mismos actores de víctimas y victimarios del Watergate de la década de 1970, coincidentemente con circunstancias muy análogas. Ante el escándalo probado de robo de documentos y complicidad del presidente Richard Nixon en los mismos, no le quedó otro camino que renunciar y dejar en su lugar al vicepresidente Gerald Ford, quien posteriormente concedió el perdón presidencial al presidente renunciante.
La encrucijada republicana ante la imposibilidad de parar a quien primero pasó el rodillo y arrolló a todos los candidatos internos en sus primarias, combatiéndolos con el clásico método Trump y las mismas armas con que destruyó a Hillary Clinton, su contrincante Demócrata;asumieron los republicanos la estrategia del “Mal Necesario”. Mal Necesario de un populismo proteccionista que les permite hoy tener un poder casi que absoluto en todos los estamentos del primer Estado Capitalista del Mundo y la Democracia cuasi perfecta que Trump ha puesto en telas de juicios. El desparpajo de Trump y su desprecio por las agencias de seguridad tanto internas como geoestratégicas, y la forma en como las ha ridiculizados ante los ojos de sus homólogas del mundo, colocándolasde forma despampanante al nivel de Haití o de Burundi, esto es: Fallidas, incapaces, mentirosas e ineficaces, pone al presidente electo irremisiblemente más temprano que tarde, a las puertas de un probable Impeachment.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario