El Tribunal Supremo de Estados Unidos aceptó este viernes una demanda interpuesta por los republicanos con carácter de urgencia y ordenó al estado de Pensilvania que separe los votos que llegaron después de la jornada electoral del 3 de noviembre, algo que ya contemplan los protocolos del estado.

El presidente Trump se encomendó este viernes a la vía legal como única opción posible para seguir en el poder, horas después de que el candidato demócrata, Joe Biden, le arrebatara la ventaja en Pensilvania y Georgia, dos estados que necesita imperiosamente para lograr la reelección.