OPINIÓN: Dios mío ayúdame a controlar mi lengua. "El Internacional " - Osvaldo Rocha Internacional.Com

Breaking

jueves, 31 de marzo de 2022

OPINIÓN: Dios mío ayúdame a controlar mi lengua. "El Internacional "


 Por Alejandro Santana 

Luego de la sentencia que lo condena a indemnizar a la persona que difamo, el amigo Carlos Antonio Gómez, Borbollo, debe estar hincado de rodillas, repitiendo varias veces esa plegaria que una señora cristiana que popularizo en las redes y que resulta hasta, graciosa.

Es que los periodistas no tenemos patentes de Corso, para andar haciendo lo que se nos venga en ganas y mucho menos diciendo lo que se nos antoja, esa profesión tiene leyes que la regula.

Pero Borbollo, a partir de ahora será noticia y hasta tendencia junto a su blog El Baúl de nadie, que de hecho es uno de los medios digitales que más visitas recibe.

Ese comunicador, quien también es estudiante de derecho en la Universidad UCATEBA, sin lugar a dudas aprenderá la lección…Hablar con pruebas, y hacerlo con los papeles en la mano ,pues tendrá como conocimiento asumido que él se ha convertido en el primer, comunicador, o embarrador de cuartillas que es condenado en los tribunales de Barahona por difamación e injurias.

Cuando se estudia la carrera de Periodismo sea en un Instituto, en una Universidad o en algunas escuelas por correspondencias de las que había antes, se enseñaba que había leyes que normaban ese ejercicio del periodismo.

Ya hoy es otra cosa, la carrera de periodismo está en todas las Universidades y tiene muchos requisitos legales y el estudiante sale de ellas con el conocimiento de que hay leyes que norman el ejercicio.

Ya las viejas escuelas por correspondencia son cosas del pasado,  igual que los Institutos superiores ya existen tantas reglamentaciones y hasta un Colegio de Periodista, que entre las normas esta que hay que pertenecer a, el para el ejercicio de la profesión de periodistas, si se aplicara la ley, a partir de la Instalación del Colegio, no hubiera ningún enganchado porque  una de las cosas que aplico el organismo es que a quienes se encontró ejerciendo lo asumió como tal.

Al comienzo de los aprestos para la demanda, escribí que todo el que se engancho y nunca en su vida había tomado un manual donde se establecían reglas o no salía de una alta casa de estudios se enfrentaría a procesos judiciales por desconocimientos de que existen leyes que norman el ejercicio.

Pero nos amparamos en un articulado de nuestra Constitución que dice que todo ciudadano tiene derecho a buscar y difundir informaciones, pero esa ley no dice que puedes andar con un carnet donde diga que usted es periodista y asumir eso como tal.

Como lección al amigo Borbollo le quedara la experiencia aprendida de que si no sabes Nadal no debes meterte en las aguas bravía del mar caribe, y la otra es que cuando se haga abogado tendrá como experiencia de la vida, también, que a la lengua hay que amarrarla, porque ella habla pero se esconde..

No estoy celebrando esa condena, por el contrario estoy haciendo un llamado a quienes les guste el periodismo a estudiarlo en cualquier Universidad de su preferencia porque engancharse es cosa del pasado, ya hasta en los patios tenemos una Universidad

No hay comentarios.:

Publicar un comentario